De Sardinal al Banco Central

|



Por Luis Paulino Vargas Solís


La gente de Sardinal hace añicos la careta de pacifismo, democracia y protección del ambiente, mientras sobre el Banco Central se precipita la turbonada. El régimen de los Arias hace aguas y se enfrenta al riesgo inminente de que la oligarquía neoliberal se soliviante en su contra ante la evidente ineptitud con que maniobran en medio del huracán. Pero el caso es que, desatada la tormenta, ésta podría falsear incluso las bases que sostienen la coalición neoliberal que ha impuesto dictatorialmente el TLC y toda su terrorífica agenda de implementación.


Sardinal: la dictadura neoliberal saca las garras

Sin que nadie pudiera siquiera imaginarlo, la humilde comunidad campesina de Sardinal ha devenido síntesis, cruda y lacerante, de lo que significa el capitalismo neoliberal y, respectivamente, de lo que son los Arias como incondicionales representantes políticos al servicio de ese capitalismo desalmado.

El cuento es simple: desarrollos hoteleros e inmobiliarios de lujo que se levantan en la costa, y los cuales no tan solo privatizan las playas y expulsan al poblador nativo, sino que arrasan con la naturaleza, incluida el agua. Ello pone en evidencia, en pequeña escala, la contradicción sin salida en que a nivel global está atrapado el capitalismo: su ansia obsesiva de lucro y su orientación irrefrenable hacia el crecimiento, colisionan de frente con la naturaleza y amenazan directamente la vida.

La vida de la naturaleza, en general, y la de los seres humanos en particular. Y a esa disyuntiva terrible se enfrentan hoy los hombres y mujeres de Sardinal: porque sus vidas y las de sus descendientes dependen irremisiblemente del agua.

Luchar por el agua es, en realidad, luchar por sus vidas. Y al negarse a aceptar este infame acueducto no se enfrentan solamente a la policía militarizada del régimen arista. Se enfrentan, en último término, a la rapacidad sin límites y la irracionalidad de muerte de este capitalismo neoliberal.

En el proceso, Oscar Arias y su hermano se desnudan. Se desnudan como obsecuentes servidores del poder económico, del capital transnacional. Como representantes sumisos de la oligarquía neoliberal que, aliada a ese capital extranjero, los puso en el poder para que hicieran el trabajo sucio de imponer el TLC y toda su agenda de transnacionalización de la economía.

Justamente es eso lo que hacen cuando defienden los intereses de las corporaciones hoteleras y de los especuladores inmobiliarios en contra de los intereses legítimos del pueblo humilde de Sardinal, desde siempre pacífico hasta el momento en que les ha sido violado lo más sagrado de su ser, es decir, su derecho a la vida.

Pero, además, Oscar Arias pone en evidencia la mentira gigantesca detrás de un Premio Nóbel de la Paz que en pocas ocasiones, como en 1987, fue entregado a la persona equivocada. El autoritarismo de dictadorzuelo tercermundista se ha manifestado en la agresión militarizada contra un pueblo de campesinos. Esta gente humilde lo ha desnudado, y lo que ha sido puesto a la luz pública da asco.


El tipo de cambio se derrumba

Y mientras en Sardinal un pueblo campesino lucha por su vida, en San José el Banco Central intenta disimular el ridículo en medio de una tormenta cambiaria que tan solo promete agravarse. La cosa se pone simpática cuando usted le presta oído a lo que dicen los economistas.

Cabilan acerca de cuál es el tipo de cambio de equilibrio y formulan solemnes llamados a la calma. El Banco Central, dicen, tiene recursos de sobra para estabilizar el mercado y, además, los “fundamentales” no han tenido ninguna modificación importante.

Como yo no merezco que me llamen economista -o a lo sumo resulto una rareza de economista- tendré la irreverencia de decir que, a mi juicio, todo este parloteo no dice nada acerca de lo que realmente es importante. Porque no se dan cuenta -o prefieren no hacerlo- de que esto posiblemente sea el inicio de la resaca que inevitablemente ha de seguir a la borrachera especulativa de los últimos años.

Me refiero a lo que el régimen de los Arias, sus amigos de las corporaciones mediáticas y estos mismos economistas llamaban festivamente el “auge económico”. Su motor más poderoso ha sido la afluencia masiva de capitales extranjeros. Ello ha alimentado la locura inmobiliaria (que hoy tiene en pie de lucha a la gente de Sardinal) así como el desenfreno del crédito y el endeudamiento privado.

Por esa vía también se inflaron, como jamás en la historia, las reservas monetarias del Banco Central. Fue una agitada noche de farra. Lamento decir que, según todas las trazas, ya despunta el día y, con éste, las secuelas que siempre acarrea ese tipo de fiestones orgiásticos.

Si la especulación infló ayer la economía resulta muy esperable que la especulación la desinfle ahora. Y eso posiblemente es lo que está ocurriendo con el tipo de cambio. Pero no simplemente porque algunos tagarotes -que de seguro los hoy (¿acaso no es este un régimen pletórico de tagarotes?)- quieran sacar ganancias de la situación. Si solo fuera eso, no resultaría tan grave. Es que este capitalismo neoliberal y financiero está marcado estructuralmente -es decir en su propia sangre- por el signo de la irracionalidad. Es un capitalismo dominado por la especulación.

Ésta constituye algo así como su código genético. De ahí, asimismo, que sea un sistema que se mueve en bandazos. Desconoce la prudencia y no sabe qué significa la moderación. En cambio gusta de los excesos. En estos años anteriores -con ráfagas que, en el caso de la construcción, se extienden hasta el día de hoy- eran los excesos del optimismo más desorbitado: construyamos y especulemos con los inmuebles; prestemos mucho y endeudémonos mucho; consumamos y gastemos sin límites.

Se terminó. Y parece que ahora empezó el bandazo en sentido inverso. Ayer el exceso de entusiasmo. Hoy el exceso de pesimismo. Le concedo a los economistas que de por medio hay un asunto de expectativas: la gente (ellos dicen “agentes económicos”) cree que el colón se devalúa y, entonces, busca el dólar con lo que tan solo agudiza la devaluación. Pero no creo que sea un asunto que quede reducido al ámbito subjetivo ¡Qué va! La pura verdad es que el sistema mama de una teta: la de la incertidumbre.

Y cuanta mayor incertidumbre, tanto mejor. Ello alimenta la especulación y de esa opacidad sacan su ganancia los especuladores. Pero justo eso genera los comportamientos de manada: ayer todo mundo enfiestado (los años de “auge” de la administración Arias); hoy todo mundo hundido en el lamento más desolado. Por eso se corre detrás del dólar, en busca de un refugio ante el cataclismo que ya muchos dan por un hecho.

Esta es una historia conocida. Es, poco más o menos, la historia de las repetidas y devastadoras crisis financieras que el mundo ha conocido en los últimos veinte años. Se incuban en la matriz de la liberalización de los movimientos de capitales, los cuales alimentan enormes burbujas especulativas. Y se precipitan como enormes reflujos que sustituyen el sol radiante por un enorme rugido de tormenta.


¿Se caerá el régimen?

El pueblo humilde de Sardinal podría estar abriendo hoy una veta que resultaría explosiva para el régimen de los Arias y la autoritaria coalición neoliberal que los puso en el poder. Podría ser la mecha que haga estallar la justa indignación de las mujeres y hombres guanacastecos, despojados, humillados y maltratados por la demencia de la especulación inmobiliaria y el crecimiento hotelero.

Ello acelerará lo que ya se ve venir: el derrumbe del auge inmobiliario alimentado por el capital extranjero y el crédito bancario. Pero podría ser también el ejemplo emancipador que desate las ansias de justicia del pueblo costarricense.

Y, entretanto, la devaluación. De seguro ésta continuará en las próximas semanas y meses, comiéndose de paso las reservas del Banco Central. Y detrás vendrá la inflación creciente, las tasas de interés al alza y los deudores en problemas. Y entonces la recesión y el desempleo y la pobreza. En parte por causa de la crisis económica mundial. Pero, más aún, como una crisis gestada desde dentro.

La autoritaria coalición neoliberal ya manifiesta cierta impaciencia ante la incapacidad de los Arias frente a esta situación. Quizá pronto empiecen a tronar ante tan manifiesta ineptitud. Y, un paso más allá, podría luego empezar la carnicería interna que los fragmente y disperse.

La ocasión se pinta que ni pagada a hacer. Es tiempo de unimos para derrotarlos de una buena vez y lanzarlos al basurero de la historia.



Fuente Tribuna Democrática

Foto: Comités Patrióticos


El énfasis es nuestro



3 comentarios:

Homo surfus dijo...

Y ahora Rodrigo Arias dice que al acueducto viejo de Sardinal le urgen 500 millones de colones!
Luego de muchas protestas, será que estas convierten en emergencias los asuntos sin importancia?
Como decía Roberto Carlos ...errores no corrigen otros, eso es lo que pienso...

hadabruja dijo...

Hola. ¿Viste? Ahora resulta que se acordaron de las necesidades de la gente de Sardinal...

No entiendo como pueden menospreciar tanto a la gente, pareciera que creen que la gente es idota.

Saludos

Brigitte Lemona dijo...

Buenas tardes Sr. y la Sra.

Sería injusto de mi parte no alabar a quien me hizo
dado lugar a una necesidad de dinero listo último mes que yo
para salvar una vida amenazando al comienzo yo no creo que uno
Nada más que mi curiosidad me empujó a probar y finalmente tuve la oportunidad de
obtener este préstamo que salí de este callejón sin salida que
vivido, me encontré con las condiciones y sin molestias, mi cuenta
€ 140000 fue acreditado, le pregunté. Usted necesita préstamos
dinero para la privada
hacer frente a las dificultades financieras para finalmente romper el punto muerto
que los bancos causa, por el rechazo de sus archivos de la aplicación
créditos? Recomiendo un experto en particular en la financiación
préstamo, por favor ponerse en contacto con el Sr. Mario Lucenti
que sacudió él capaz de hacer un préstamo a cualquier persona
capaz de pagar y las condiciones que faciliten la
vida. Estas son las áreas en las que pueden ayudar: * Financiero
* Home Loan * Préstamo de Inversión * Préstamo de Auto * Deuda
Consolidación * Línea de Crédito * Segunda Hipoteca * Adquisición de
* Crédito Préstamo Personal usted
están atrapados, banca prohibido y usted no tiene el beneficio de
los bancos o que es mejor tener un proyecto y necesita financiación,
mal crédito o necesitan dinero para pagar las cuentas,
fondos para invertir en el negocio. Así que si usted necesita
prestar dinero, no dude en ponerse en contacto con él, él será feliz
Gran para ayudarle a favor, únase a mí y envía su
solicitar su préstamo en 48 horas plus.Voici su dirección de correo electrónico:
mickaelducobet@gmail.com

Gracias por finalmente pasó el mensaje a ayudar a los necesitados

Buena suerte!

 

©2009 Sin pelos en la lengua... NO AL TLC | Template Blue by TNB