Primero la reelección y ahora esto...

|





Por Pablo Barahona Krüger *

Me siento como un preso al que le han cerrado la última ventana de su celda.

Estoy seguro que así se sienten también muchos costarricense concientes que, ante tanta ignominia y desvergüenza, se santiguan para que Dios nos agarre confesados.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No se contradice el espíritu solidario o social de nuestro Pacto Fundacional. No importa si la Caja Costarricense del Seguro Social se convierte a partir del TLC en otro tipo de caja. Una vacía, hueca por dentro, derruida por fuera. No tiene efectos constitucionales que a partir del TLC no pueda, la CCSS, brindar medicinas y servicios médicos a la población desheredada. El rompimiento del Estado Solidario les es indiferente. Nada de eso importa.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No es contrario al espíritu de nuestra Carta Política que fabriquemos armas de destrucción masiva ni que nos constituyamos en un depósito de desechos nucleares. La costumbre, nombre menor de la cultura, han dejado de ser fuente del Derecho de la Constitución. Nada de eso importa.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No importa que las garantías sociales tengan a partir de ahora un techo fijado, un ancla atada a la garganta, un plomo amarrado a la lengua. Eso tampoco llamó la atención de los Magistrados plegados al capital. Que podamos defender lo que tenemos hasta hoy en protección del trabajador es una cosa muy distinta a la facultad soberana de ampliar el marco de garantías sociales. Empatar hacia abajo se llama eso y tampoco importó.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No amerita oposición que privaticemos la justicia ni tampoco que lo hagamos para unas partes sí y para otras no. Que el Estado pueda ser demandado pero no demandar, no contradice el principio de igualdad de armas en que se funda todo el orden del debido proceso constitucional. Tampoco es problema de constitucionalidad que un inversionista extranjero pueda someter al Estado a una jurisdicción privada pero no pueda hacerlo el inversionista nacional. Nada de eso importa.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No es considerable que el territorio costarricense sea definido ahora por un Tratado Internacional firmado con el país más poderoso –y colonialista– del mundo sin reparar en que esa potencia de cowboys no ha firmado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Nada de eso importa.

Ni una sola inconstitucionalidad dijo la Sala Constitucional. Ni una. No debe repararse tampoco en que el Tratado margine la licitación pública en las contrataciones con el Estado imponiendo en su lugar la contratación directa que facilita el negocio a los funcionarios públicos costarricenses que suficiente prueba han dado de su predisposición corrupta –con meritorias excepciones– y a las transnacionales acostumbradas a pagarles sus oprobiosos lujos –con aún menores excepciones–. Nada de eso importa.

¿Para qué seguir? La discusión aquí no es jurídica. Nunca lo ha sido. Es eminentemente política. Hoy el juego lo gana el que convence a los ignorantes. Esos mismos que creen en la falacia de autoridad según la cual un argumento es válido o cierto dependiendo de quién lo diga sin reparar en el fondo de lo que diga. El TLC es constitucional porque la Sala lo dijo… ¡Por favor! Ahí están dos valientes magistrados que salvaron el voto diciendo lo contrario.

Hoy el tema es de número. No de fondo. Se resolverá la interrogante en las aulas, ya no en las calles ni mucho menos en las curules o las cortes.

¿Acaso alguien serio esperaba que la Sala, esta Sala, la misma de la reelección, dijera algo distinto?

¡Que vergüenza ajena! Primero la reelección y ahora esto…



*El autor es especialista en Derecho Constitucional y profesor de Derecho, UCR


Fuente Tribuna Democrática


Caricatura Mecho


La negrita es nuestra



4 comentarios:

Jethro Masís dijo...

Yo no sé si es que uno es estúpido o algo, pero tenía la esperanza de que la Sala IV parara esa porquería.

Por lo menos, Hadabruja, vengo con la buena noticia de The Last Trick de Svankmajer.

Y ahora sí, la cosa se puso fea. No hay derecho en este país que ha sido secuestrado.

Muchos saludos.

hadabruja dijo...

Hola Jethro. Si, talvez es que sólo esperábamos, que por variar, se respetara el estado de derecho.

Gracias, la verdad es que Svankmajer siempre es buena noticia. :D

Muchos saludos para vos también!

maluigi dijo...

es evidente que lo que tanto enaltyecemos y defendemos como democracia es eso, viejos carcomidos por las leyes y supuesta s ultimas palabaras que todos respetan....
a veces la democracia demuestra todas sus debilidades...aún así todos creen es la unica opcion...
es un totalitarismo democratico, donde deciden los que tienen el huevo y las reglas son para favorecer a quienes menos lo necesitan, pero más lo aprovechan....
Para rematar hasta me suena de que va a haber fraude a favor....o si no tan simple como que en todas las votaciones gana el oficialismo...porlo tanto sin querer ser negativista...la opcion del si suena la mas logica en esta democracia....y ojo que estoy por el no...

hadabruja dijo...

Totalmente de acuerdo, desde hace tiempo no hay división de poderes, ni estado derecho, ni democracia ni nada; y lo peor, si NOSOTROS cuestionamos esta situación somos sediciosos, pero los que andan torciendo brazos o arrodillándose son demócratas respetuosos del estado de derecho y de la ley.

Lamentablemente, como vos decís, en esta "democracia" de pensaminto único, la única opción es el SI.

Saludos

 

©2009 Sin pelos en la lengua... NO AL TLC | Template Blue by TNB