Referéndum: SI a Costa Rica, NO al TLC

|


Los que hacemos este blog, al igual que muchos otros ciudadanos de nuestro país seguimos en pie de lucha.

El anuncio de la convocatoria al referéndum no nos desmoviliza; por el contrario, nos motiva y nos impulsa a seguir informando sobre los alcances de este proyecto anexionista.



SIN MIEDO AL REFERENDUM

Ante el anuncio del TSE, el diputado José Merino adelanta sus primeras reflexiones en nombre de la Fracción del Partido Frente Amplio

Un grupo de ciudadanos y ciudadanas ha ejercido su derecho constitucional a solicitar la autorización del Tribunal Supremo de Elecciones para iniciar un proceso de recolección de firmas para determinar si el pueblo de Costa Rica está de acuerdo con someter a referéndum vinculante por iniciativa popular el TLC con los Estados Unidos.

El Tribunal ha acogido esta solicitud y ha autorizado el inicio de la recolección de firmas. Los ciudadanos interesados tienen ahora un plazo de 8 meses para cumplir con este requisito. Será entonces el pueblo el que decida si se convoca o no un referéndum vinculante sobre el TLC.

El Gobierno y los grupos económicos que promueven la aprobación del TLC a golpe de tambor deben respetar este proceso democrático y abstenerse de obstaculizarlo o manipularlo.

Sería inaceptable cualquier maniobra para burlar la iniciativa popular mediante recolección de firmas, a través, como se rumora quiere hacer el presidente Arias, de una solicitud de convocatoria del Poder Ejecutivo a la Asamblea Legislativa.

En particular se debe suspender el trámite acelerado del TLC Y SU AGENDA DE IMPLEMENTACIÓN mientras se realiza la recolección de firmas, a fin de hacer viable que la población pueda decidir.

Si mientras estas firmas se están recolectando el Gobierno insiste en tramitar de manera abrupta las leyes exigidas por el TLC se estaría cometiendo un fraude contra nuestro sistema democrático. Se estaría burlando al pueblo costarricense al hacerle creer que se le va a permitir manifestar su voluntad de forma directa, mientras que, por la espalda, se imponen una serie de leyes que consolidan los efectos más perniciosos del Tratado que se pretende consultar.

Los cientos de miles de costarricenses que salimos a las calles para manifestar nuestra oposición al TLC no tenemos porque temerle al referéndum ni a cualquier otro mecanismo de consulta directa al pueblo. Lo que si debemos es rechazar cualquier consulta amañada y manipulada, donde no existan garantías mínimas de participación en igualdad de condiciones para ambas partes.

Por eso es que, de previo a decidir sobre una convocatoria a referéndum, deben garantizarse, entre otras, estas condiciones básicas.

-Que va a existir equidad en el acceso a los medios de comunicación, para que tanto los sectores que están a favor como los que están en contra del proyecto que se consulta puedan exponer sus posiciones.
-Que las instituciones de Gobierno no van usar recursos públicos para favorecer una posición, que no se va extorsionar, amenazar o manipular al pueblo, condicionando ayudas o servicios públicos.
-Que los empresarios no van a amenazar a sus trabajadores para obligarlos a que voten de una determinada manera como ocurrió recientemente en El Salvador y ya está pasando en Costa Rica.
-Que va a haber un estricto control sobre las contribuciones privadas para evitar que gobiernos extranjeros, empresas trasnacionales y poderosos grupos económicos destinen millonarios recursos para comprar conciencias y promover el fraude.
-Que haya transparencia y no se permita la intervención de grupos como el mal llamado “Grupo Por Costa Rica”, mientras persista en su práctica de realizar campañas millonarias para atemorizar y desinformar a la población negándose a informar de donde viene el dinero que las financia.

Hoy en día la Ley que regula el referéndum (Nº 8492) carece de las normas para asegurar estas garantías mínimas. Por eso habría que tramitar un proyecto de ley para reformar esta legislación para incluirlas a la mayor brevedad posible. Esta iniciativa debería discutirse de previo a una convocatoria a referéndum.

En el caso específico del TLC también es indispensable que antes de convocar a una consulta popular de este tipo se aclaren las inmensas dudas que existen sobre las INCONSTITUCIONALIDADES que contiene este Tratado.

De lo contrario, se podría estar nuevamente engañando y burlando al pueblo de Costa Rica, al consultarle un proyecto que sería contrario a nuestra Constitución Política. Es decir, un proyecto sobre cuya viabilidad no existiría seguridad alguna. Ninguna ley que violente nuestra Carta Fundamental puede tener vigencia aún cuando haya sido sometida a referéndum.

Por lo tanto, de previo a una convocatoria a referéndum del TLC debe consultarse a la Sala Constitucional sobre los grandes roces de constitucionalidad que presenta este Tratado.

Ante esta situación el pueblo y sus organizaciones sociales deben mantenerse unidos en estado de alerta, incrementando la protesta cívica y la movilización, hasta conseguir la derrota del TLC y su agenda de implementación.

José Merino del Río
Diputado Asamblea Legislativa
Partido Frente Amplio

Comunicado de Prensa, 12 de abril de 2007
Asamblea Legislativa de Costa Rica
Diputado José Merino del Río
Partido Frente Amplio




PRESIDENTE ARIAS DEBE RESPETAR INICIATIVA POPULAR SOBRE REFERENDUM

Lo contrario sería un fraude asegura diputado José Merino

“El presidente Oscar Arias y su bloque parlamentario parecen empeñados en burlar la iniciativa popular mediante la convocatoria por decreto ejecutivo del referéndum sobre el TLC”, aseguró el diputado José Merino del Río.

Para el legislador del Frente Amplio de esa manera se estaría burlando de manera grave el derecho constitucional de la ciudadanía de acudir a este instituto democrático de la iniciativa popular. “La iniciativa popular es en si misma un derecho fundamental de los ciudadanos tutelado en el artículo 105 de la Constitución de la República”, manifestó.

Según el diputado Merino hay que recordar que la Ley de Regulación del Referéndum establece un procedimiento de acumulación de consultas y que debe respetarse, en el caso de que existan dos sobre el mismo proyecto, la vieja máxima que dice que “primero en tiempo, primero en derecho”.

“El gobierno y el parlamento están obligados a respetar el proceso de recolección de firmas de los sectores ciudadanos que solicitaron la convocatoria del referéndum, lo contrario sería un fraude, que debería ser rechazado en forma enérgica y contundente por el pueblo” afirmó categóricamente Merino.

Para el parlamentario del Frente Amplio “lo que el presidente Arias y su bloque parlamentario pretenden, violentando el derecho constitucional a la iniciativa popular, es impedir que los ciudadanos sean informados, durante el proceso de recolección de las firmas, sobre las consecuencias del TLC y la trascendencia de un referéndum para rechazarlo”.

“Pedimos a la población estar alerta ante cualquier decisión del gobierno en ese sentido, la cual debe ser rechazada enérgicamente como una maniobra antidemocrática”, concluyó diciendo el diputado Merino.

Comunicado de Prensa, 13 de abril de 2007
Asamblea Legislativa de Costa Rica
Diputado José Merino del Río
Partido Frente Amplio


De pie, Costa Rica de pie!!!

2 comentarios:

Alejandro Trejos dijo...

por fin todos de acuerdo:

vamos a referendo...QUIEN DIJO MIEDO (hasta ahora solo Albino)

www.mandaguevo.ticoblogger.com

hadabruja dijo...

Se equivoca, los únicos que tienen miedo son los que le han mentido descaradamente a la ciudadanía en relación con el CAFTA-DR y sus verdaderas implicaciones.
Como sabemos que el miedo es mal consejero, estaremos vigilantes para denunciar cualquier maniobra que pretenda manipular o violentar la voluntad popular.

 

©2009 Sin pelos en la lengua... NO AL TLC | Template Blue by TNB